La Gimbedada de Artikutza

//La Gimbedada de Artikutza

La Gimbedada de Artikutza

Tras las reuniones que tuvimos con la administración de la finca de Artikutza la mejor manera de celebrar la buena sintonía que encontraron con la asociación fue hacer un encuentro. Ésta es la crónica de ese día de nuestro socio Rubén Hernández: la Gimbedada de Artikutza.

“Son las 6:30 y aún no ha amanecido.
Preparo el desayuno y comienzo a preparar mi mente.
Repaso mental: bici OK, casco OK, petate OK, ropa adecuada ok.
Parece que está todo. Hoy es el dia, el dia D.

Según las previsiones no parece que vaya a hacer malo y para que unos 40 jinetes y sus monturas de metal organizados por GIMBE puedan dar pedales por los parajes de Artikutza, la organización es esencial.
Tras las presentaciones y saludos en el punto de encuentro (muchos ya se conocen entre sí) nos dirigimos al alto de Bianditz donde unos dando pedales y otros en vehículos, nos juntamos para dar salida a este evento.
Es obvio que un grupo de 40 personas no es viable así que la decisión de dividirnos en dos grupos es acertada.
Tras un primer sendero que nos lleva a Escas en fila india, comienza la bajada a Artikutza con una visibilidad perfecta.
El terreno está levemente húmedo pero con un agarre excepcional.
El ritmo es adecuado para un grupo donde nadie se queda atrás y los cortes son motivados más por una distancia de seguridad cauta que por falta de ritmo.
La bajada por la vía de la cascada es espectacular. Había estado varias veces en Artikutza pero no había rodado por ese tramo.
Los rayos de sol que quieren lucir se cuelan por entre las ramas, desnudas por el invierno.
Según avanza el descenso la niebla baja residente a primera hora en Artikutza se hace notar, evocando bellos parajes de senderos escoceses.
El ritmo es bueno con constantes reagrupamientos.
Realizamos la primera parada del grupo completo en el pueblo de Artikutza. Foto de familia y tiempo para los corros, las fotos de amigos y charlas distendidas.
Tras un descanso retomamos el camino junto al río para comenzar con las primeras rampas de subida que nos llevarán hasta el punto de partida.

Nuevamente dos grupos y pedales para arriba cual orugas procesionarias.
En el camino varios altos para recobrar el aliento, picar algo (mi mente hace rato que sólo piensa en birra y tortilla….) y reagrupar a todo el pelotón.
El día avanza sin percances remarcables. Algunos con algo menos de fortuna han visto sus huesos masajeados por el suelo pero no hay nada que unas buenas risas no curen….
Ya en el alto de Escas, segunda foto de familia.
Continuamos la ruta hacia Oianleku bajando por un camino tan vertical como bonito.
El tren TxuTxu de bikers se ve roto en las pendientes más pronunciadas donde cada uno al grito de sálvese quien pueda, baja con más o menos fortuna.
Doy gracias a Dios por conocer el camino ya que semejante cuestón para abajo te obliga a bajar en el filo del cuchillo de tus posibilidades!!!
Comienza el último ascenso a Oianleku.
Nuevamente las minigrupetas se suceden donde ya cansados de conversaciones de temas sexuales (no hay salida donde no se hable de sexo…) se discute de material o del tiempo…más nos valdría guardar el aire para subir!!!

La última bajada algunos ya la conocíamos y otros no, pero las sensaciones generalizadas se unen para alabar el buen enlace de caminos

Bueno, toda toda… alguno debió gustarle tanto que quiso, por decisión propia, retozar por la ladera cual pottoka con picor de espalda…Continúa la bajada y los caminos se suceden.
Llegamos a uno de los puntos clave donde en otra estación las pisadas de ganado ablandan el suelo produciendo un barro bajo sus pezuñas que no hay rueda que no haga barroplaning.
Y a pesar de que las vacas hace meses que no hacen acto de presencia, el barro blandito hace dudar a más de uno que por miedo o por acto reflejo frena más de la cuenta provocando un efecto acordeón y con mi rallón y mis huesos monte abajo.
Caída sin consecuencia con las consiguientes risas y comentarios jocosos.
Últimos senderos junto al río y llegamos al punto de partida original, el bar Intxixu de Oiartzun donde dos suculentas tortillakas disfradas de pizza nos aguardan con ríos y ríos de cerveza.
Hoy nos la hemos ganado!

Fmd: Un CasualBtt
PD: Dar las gracias a todos los que en mayor o menor medida han colaborado en que todo esto salga bien. GIMBE Forever!!”

By | 2017-05-02T17:26:31+00:00 Mayo 2nd, 2017|Noticias|0 Comments

About the Author:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close